Print this page
Lunes, 26 Octubre 2020 16:00

Miedo al dentista: Odontofobia. Cómo superarlo.

Written by 
Rate this item
(0 votes)

Miedo al dentista: Odontofobia. Cómo superarlo.

Sí, existe la fobia al dentista que consiste en un miedo irracional y persistente a ir al dentista. Ocurre cuando una persona necesita ir al dentista pero su miedo se lo impide, y por mucho malestar y dolor que tenga sigue sin ir al dentista por el miedo excesivo que le ocasiona. Muchas personas al leerme estaréis pensando: “¡¡Esto me pasa a mi, y ¿qué hago?” Primero que no cunda el pánico, es algo muy habitual, se estima que un 15% de la población sufre de Odontofobia. Y como toda fobia se puede buscar formas de intervención terapéutica para bajar su intensidad.

Cabe diferenciar que no es lo mismo sufrir ansiedad cuando nos toca ir al dentista que cuando sufrimos Odontofobia. La ansiedad es una respuesta más racional y se da días antes de acudir al dentista, el miedo no es desbordante, sino que lo podemos controlar. Es una ansiedad normal y adaptativa que nos da el aviso de que vamos a estar en “peligro” y se activa para que podamos salir de la situación. ¿Normal, no? Nuestra mente nos hace pensar que ir al dentista es sufrimiento, nos va a hacer daño, es una situación de incertidumbre y cierta indefensión de no podernos defender ante la amenaza.

 Pero vamos racionalizando estos pensamientos y confiando en nuestra clínica dental y en sus profesionales. Todo esto también dependerá de las experiencias que hayamos tenido en un pasado. Por lo que, por mucho que no nos guste ir al o a la dentista y nos genere miedo y ansiedad, vamos.En el caso de sufrir Odontofobia el estado de ansiedad es tan extremo que la persona que lo sufre no va al dentista por mucho que lo necesite. He visto casos en mi consulta de psicología en el que la persona llevaba más de un año tomando antibióticos y antiinflamatorios por una infección en la boca, pero su odontofobia le impedía ir al dentista y buscar una solución.

Síntomas de la Odontofobia.

  • Sentir una gran ansiedad con sólo la idea de tener que ir al dentista. Puede estar más enfocada a una extracción de una muela, a las agujas, a posibles pinchazos, o por la gran sensación de incertidumbre de no saber que va a pasar.
  • Ataque de pánico en el momento que entran o están a punto de entrar en la clínica. Sudoración excesiva, rigidez y tensión muscular, sensación de ahogo típico de un ataque de pánico.
  • Hipersensibilidad al reflejo de ahogo: personas que tienen mucho miedo a ahogarse (FAGOFOBIA, nos daría para otro post) se acrecenta cuándo piensan en las diferentes herramientas que usa la persona dentista.
  • Pensamientos irracionales sobre ir al dentista: “no quiero ir porque seguro que me hace daño”, “tengo miedo a quedarme sin dientes”, “tengo miedo a que me quite una muela”, “tengo miedo que me diga que tengo la boca muy mal y/o tener alguna posible enfermedad”.

¿Por qué me pasa esto a mi?

Muchos miedos/fobias vienen por experiencias anteriores “traumáticas”, en este caso, con el dentista (si es que hemos llegado a ir…) o por condicionamientos sociales. Las experiencias “traumáticas” nos han hecho pasarlo tan mal y nos ha ocasionado tanto dolor que no queremos volver a repetir esa experiencia. Pero a día de hoy, los avances en la medicina odontológica y en la medicina en general permiten hacer intervenciones con tratamientos muy eficaces y poco invasivos para que el dolor en la intervención sea mínimo. También los y las dentistas son conocedores de esta posible fobia en sus clientes por lo que toman medidas para que su clientela se sientan lo más relajadamente posible.

Respecto a los condicionamientos sociales, existe a nivel social muchos prejuicios sobre ir al dentista y muchas malas experiencias. En los últimos años las clínicas dentales “low cost” o con personal poco cualificado ha hecho aumentar el miedo y la desconfianza hacía los dentistas. Las malas experiencias pasadas de personas familiares o allegadas también aumenta el miedo. Pero hay que ser conscientes que las experiencias pasadas nuestras o de otras personas sirven como aprendizaje para ir con más precaución a clínicas de confianza.

¿Cómo afrontarlo?

1. Disminución de la incertidumbre. Una incertidumbre alta crea mayor sensación de miedo y con ello más ansiedad. Para disminuirla es importante obtener la INFORMACIÓN que nos sea útil y necesaria. Con ello la primera vez que acudimos al dentista no es para hacernos ya una intervención sino para conocer la clínica, a la persona profesional que nos va a realizar la intervención y pedir toda la información que necesitemos. Cómo nos van a anestesiar, saber cómo va a ser la intervención, qué efectos habrá y que precauciones tendremos que tomar post-intervención. Es importante en esta primera sesión que el o la dentista nos dé confianza, tranquilidad y sintamos que estamos en buenas manos.

2. Confianza: al hilo de lo anterior, confiar en nuestra o nuestro dentista, tener una buena sincronia con él/ella y con la clínica, sentir que es una clínica profesional y a ser posible que conozcamos a alguien de confianza que ya ha ido y se ha sentido muy bien en ese centro, nos va ayudar a que nuestra confianza sea mayor y nuestra ansiedad se reduzca.

3. Buscar apoyo: no tenemos porque ir solas o solos al dentista y menos las primeras veces que acudimos. Ir con alguien que ya ha pasado por nuestra experiencia y que pueda acoger, entender y empatizar con nuestros miedos nos va a ayudar a gestionar mejor las emociones y los pensamientos que nos vayan surgiendo. Busca a alguien que te acompañe sin juzgarte, y no te juzgues a ti mismo por sufrir ODONTOFOBIA, ya sabes que es más normal de lo que podías imaginar. No te avergüences, es importante que vayas afrontando tus miedos porque ello también te ayudará a ganar más seguridad y confianza en ti misma o mismo.

4. Practica técnicas de relajación: los días previos y ese día realiza ejercicios de relajación para calmar tu mente y tu cuerpo, controla tus pensamientos de miedos y intenta racionalizarlos, y piensa que la primera visita sólo es para obtener información y conocer el centro, y si estás en una segunda en la que se te va a realizar una intervención piensa en pensamientos positivos que te generen calma.

5. Dependiendo de cada centro, actualmente en muchas consultas hay posibilidad de escuchar música o ver incluso alguna película! Así que siempre puedes pedir tu música preferida, música relajante y/o ver imágenes de la naturaleza que te calmen y transmitan paz.

6. Apoyo psicológico para poder trabajar las experiencias pasadas, las ideas irracionales limitantes actuales, poder hablar de los diferentes miedos sin tapujos ya que no hablarlos y bloquearlos genera mucha más ansiedad, poder adquirir herramientas de relajación y técnicas de autocontrol de pensamientos, y aumentar la confianza en ti mismo/a para dar el paso para afrontar el miedo al dentista.

¡Tú puedes superarlo!

Read 841 times Last modified on Lunes, 26 Octubre 2020 16:37