Domingo, 14 Junio 2015 15:00

Ausencia de apego

Written by 
Rate this item
(0 votes)

No quiero que tus necesidades se apoderen de las mías, puedes alimentarte de mi pero yo tengo que brillar en mi propio camino. Puedes cogerme la luz, el brillo, todas las sensaciones que mis sentidos  desprenden, pero no me cargues, no me pongas una mochila, no seas mi mochila.

Vamos a hacer caminos paralelos en un no-tiempo inexistente pero no te subas al mio, pues no lo comparto.

No quiero daños colaterales, quiero toda la libertad que nuestras alas puedan acoger...y mis alas que son muy grandes, no me las pises, sino me duelen, me amargan y me hunden.

Tu trabajo y el mío, cercanos pero no unidos, como nuestros caminos hechos de anhelos y nostalgias hacia un punto diferente. Estamos en el mismo cielo, pero somos nubes diferentes. Puede ser que cada uno andemos hacia un polo, puede ser que andemos hacia el mismo polo, que vayamos a hacer el mismo viaje pero yo necesito mi carruaje, no puedo compartirlo contigo. Lo necesito con mis cosas y con huecos para las cosas que vaya recogiendo. Pararemos, nos encontraremos en las posadas más inverosímiles que nos podamos imaginar, habrán muchas y podremos contarnos nuestro viaje, contarnos de que está hecho nuestro carruaje, pero cada uno con el suyo.

También  puede que nos perdamos de vista, que me pierda en la intensa madre selva que llevo por dentro, puede ser que me ponga a imaginar y que vuele por inmensos e infinitos recovecos del cielo. Quiero metamorfosearme cuando quiera, sin que tu mochila me lo impida.

Tu desamparo no lo puedo rellenar, conseguirás llenarlo y espero verlo aunque sea desde las estrellas. Puedes brillar después de muchos andares, pero son andares que tienes que hacer tu con tus propias zapatillas, las mías están ya muy desgastadas y pisoteadas.

Tus oscuridades son mis extrañezas, mis chirridos tus locuras. Insano vs sano, te tambaleas, te columpias, no sabes donde cogerte, por eso me coges, pero no puedes. Sé que te duele, sé que te maravillas conmigo, que te crees más grande y más fuerte, pero no te equivoques, es mi grandeza y mi fuerza las que te sustentan. Te las puedo dejar a ratos siempre y cuando no sienta la amenaza de que no me lo vas a devolver.

Puedes llegar a ser un lobo salvaje y tus aullidos pueden mover el universo. Busca tu fuerza escondida, sé valiente y consíguelo. Puede ser que cuando te encuentres, te construyas, te des libertad, podamos compartir más partes del camino.

Te reconozco fuera de mi, me reconozco en tus adentros y en tus anhelos...y a veces, entre nuestras pequeñas libertades.

Read 1857 times Last modified on Jueves, 31 Diciembre 2015 22:06

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.