Print this page
Domingo, 07 Junio 2015 11:01

Querido miedo

Written by 
Rate this item
(0 votes)

Hasta ahora no he sabido acercarme a ti, pero tu bien has sabido buscarme siempre, me he sentido muy acompañada por ti pero también has hecho sentirme muy sola. He aprendido contigo a aislarme en muchos momentos en contra de mi voluntad. No te guardo rencor aunque en muchos momentos lo he sentido.

No sabía lo que era vivir sin ti, pero ahora ya me he cansado. Y como puedes ver he dicho “sabía” porque ahora ya sé vivir sin ti. De hecho, esta es mi carta de despedida. Me acordaré de ti en muchos momentos, pero lo superaré. Porque vivir sin miedo es la experiencia más bonita que voy a vivir.

No más “tengo miedo a no encajar” (encajar en qué y a dónde?) Ahora miedo, ya no te tengo miedo.
No más “tengo miedo a hacerlo mal” (¿Quién me juzga? ¿Qué es lo que está bien y lo que está mal?) Te he cogido, miedo. Conozco tus artimañas y ahora miedo, ya no te tengo miedo.
No más “tengo miedo a hablar en público” , he aprendido que el ridículo no existe. Miedo, esto está siendo tu final.

Miedo, te crees fuerte, pero eres muy cobarde. Siempre apareces por la espalda, no das la cara, te escondes y haces que yo me esconda. Has construido una vida a base de engañarme, no me has dejado ir pasando de etapas, no me has dejado volar por el “que dirán”, no me has dejado tirarme en paracaídas, no me has dejado entregarme a los demás. Has matado mil veces a mi espontaneidad por eso y más, ya no te quiero.

¿Sabes, miedo? No me va a pasar nada malo, por muchos gatos negros que me encuentre, por muchas veces que pase por debajo de andamios y por muchos martes y 13 que vengan.

Empiezo a conocer la paciencia, la confianza, la seguridad que me quitabas, y todo esto es una luz que te apaga. Voy a brillar bajo la luz del sol, bajo la luz de la luna, bajo las estrellas. Tu me tenias muy enganchada, eres muy adictivo porque consigues estar en todas partes y eres incontrolable, aunque ahora ya no eres ninguna de estas cosas, porque estás dejando de existir en mi.

No estás en mi, pero sigues en toda la humanidad. ¿Qué son sino las guerras? ¿Qué son sino las fronteras? Vivimos bajo la política del miedo. Pero poco a poco, la gente aprenderá a ir soltándote...tiempo al tiempo, amigo.

Miedo, te lo reconozco: tengo miedo de soltarte, eres tan grande, ocupas tanto, llenas tanto mis vacíos, me das tanta protección...pero quiero saber lo que es vivir sin ti.

Voy a dejar atrás los callejones sin salida, las noches en vela, las ansias por tenerlo todo bajo control. Vas a desaparecer de mis creencias, de mis emociones, de mi cuerpo, de mis relaciones. Dejo de apoyarme en ti, para apoyarme en mi.

Miedo, ahora que te conozco más te digo que te sigo queriendo pero de otra forma. Ya no somos uno, yo soy yo sin ti y tu eres tu sin mi. Necesito que sigas alertándome sobre los peligros pero de una forma sana. Agradezco que vengas a mi, que me elijas, que me ayudes pero no me sigas asfixiando.

Miedo, te reconozco en mi y me reconozco sin ti.

Read 2500 times Last modified on Jueves, 31 Diciembre 2015 22:06